X
Back to the top

Manifiestos

Manifiestos

  1. home
  2. Noticias
  3. Manifiestos
Día de la Atención temprana

Día de la Atención Temprana. La gran asignatura pendiente con la infancia.

La ausencia de una ley nacional la Atención Temprana en España es un factor de desigualdad social. A falta de números oficiales, se calcula que un 10% de la población infantil entre 0 y 6 años se beneficiaría de estos servicios.

El Consejo Español para la Defensa de la Discapacidad y la Dependencia (CEDDD) exige una ley nacional de Atención Temprana, que vaya en línea de lo establecido en el ODS3 de la Agenda para el Desarrollo Sostenible 2030,Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades’. Definida en el Libro Blanco de la Atención Temprana como “el conjunto de actuaciones dirigidas a la población infantil de 0 a 6 años, a la familia y al entorno, que tiene por objeto dar respuesta, de forma lo más inmediata posible, a las necesidades que presentan los niños y niñas con alteraciones en el desarrollo o con riesgo de padecerlas, y/o a sus familias”, la ausencia de una legislación estatal en torno a este servicio sigue generando desigualdades en función de la comunidad autónoma de nacimiento o residencia.

Los servicios de Atención Temprana deberían incluir a todos los menores de 0 a 6 años que presentan algún tipo de discapacidad en algún momento de su desarrollo evolutivo, lo cual se detecta a diferentes edades. En el año 2000, cuando se publicó el Libro Blanco, había en España 255.227 afectados. La ausencia de datos a este respecto imposibilita hoy día conocer con exactitud el número de familias que requieren estos servicios.

A su vez, la ausencia de una regulación que armonice las prestaciones de unos servicios mínimos a estos niños, favorece las desigualdades por territorio y la falta de homogeneización de criterios de intervención. Una realidad a la que hay que añadir listas de espera, déficit de derivación, la falta de medios y ausencia de tratamientos reducidos a los tres primeros años de vida, etc. Ante esta situación, encontramos que en muchas ocasiones sólo se atienden a niños con determinadas discapacidades como los trastornos del espectro autista o la parálisis cerebral olvidando así al resto que necesitan igual o más de la Atención Temprana.

Por todo ello, y apoyando a los centros especializados en Atención Temprana, tanto públicos, privados como concertados, en CEDDD demandamos el desarrollo de un sistema de atención temprana que implique el reconocimiento y garantía de un derecho subjetivo a la atención temprana integral y universal, que vaya más allá de los 6 años en función de las necesidades del menor y sin discriminaciones por territorio, como garantía de calidad, inserción e igualdad de todos los ciudadanos españoles.

La Atención Temprana está universalmente reconocida como un conjunto de acciones que se orientan hacia la prevención y la intervención asistencial de los niños que se encuentran en situaciones de riesgo o que presentan alguna discapacidad. Pero, a la vez, es un conjunto de intervenciones con el que se actúa para poder garantizar las condiciones y la respuesta familiar ante estas circunstancias en los diferentes entornos vitales.

 

día de los trabajadores

Manifiesto por el Día Internacional de los Trabajadores. Por los derechos laborales de las personas con discapacidad

Desde el Consejo Español para la Defensa de la Discapacidad y la Dependencia (CEDDD) queremos visibilizar y apoyar el derecho al trabajo de las personas con discapacidad en el Día Internacional de los Trabajadores, reconocido en el artículo 23 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que establece entre otros que, “Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo” así como que “Toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por trabajo igual.”  En consonancia, en lo referente a las personas con discapacidad, debemos subrayar el artículo 27 de la Convención sobre los derechos de las personas con Discapacidad de la cual España es parte, mediante el cual se reconoce no sólo el derecho de las personas con discapacidad a trabajar, en igualdad de condiciones, sino también a realizarlo mediante un trabajo libremente elegido o aceptado en un mercado y un entorno laborales que sean abiertos, inclusivos y accesibles a las personas con discapacidad.

La realidad del mercado laboral en España pone de manifiesto como este derecho no es efectivo en el caso de las personas con discapacidad. Prueba de ello es que de 1.876.900 personas con discapacidad que había en España en 2019 en edad de trabajar (el 6,2% de la población total en edad laboral), solo 638.600 estaba en activo.

Más aún: la tasa de paro entre las personas con discapacidad en ese mismo año se situó en el 23,9%, 10 puntos más que entre la población sin discapacidad, y la de empleo fue del 25,9%, 41 puntos inferior a la de las personas sin discapacidad. El resultado es que solo 1 de cada 4 personas con discapacidad trabajan.

Solo una tercera parte de las personas con discapacidad que había en España en 2019 en edad de trabajar (entre 16 y 64 años) tenía un empleo. En términos porcentuales, su tasa de actividad bajó medio punto y se situó en el 34,0%, más de 43 puntos inferior a la de la población sin discapacidad.

A este respecto, desde CEDDD queremos visibilizar la labor de los denominados Centros Especiales de Empleo, representados por la Confederación Nacional de Centros Especiales de Empleo (CONACEE) uno de los mayores generadores de puestos de trabajo en España para decenas de miles de personas con discapacidad. Con al menos el 70% de sus plantillas con discapacidad, estas entidades tienen como misión la integración sociolaboral en el mercado laboral a personas con discapacidad. Esta labor de inserción en el mercado laboral de los CEE sigue la senda del ODS8, “Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos”, fijado en la Agenda para el Desarrollo Sostenible 2030.

Asimismo, de acuerdo con la filosofía y transversalidad de CEDDD, también representamos y debe también ponerse en valor la imprescindible labor que realizan los sindicatos, como por ejemplo la Federación de Sindicatos Independientes de la Enseñanza (FSIE), la Unión Sindical Obrera (USO) o la Unión de Trabajadores de Centros Especiales de Empleo (UTCEE), defendiendo los derechos laborales de los trabajadores con discapacidad, así como también de  todos los profesionales que trabajan por la discapacidad.

Desde CEDDD, trabajamos para mejorar el acceso de las personas con discapacidad al mercado laboral y defender los intereses de quienes trabajan en el ámbito de la discapacidad, la dependencia y la atención a las personas mayores, haciéndonos eco de sus necesidades y demandas, y luchando por la libre elección de prestaciones sanitarias.

Día Mundial de la Salud. Por un mundo más justo y saludable

Recogido como objetivo de la Agenda para el desarrollo sostenible 2030 (en el ODS3 “Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades”), el acceso universal a la Salud debe ser prioritario en nuestra sociedad.

Desde el Consejo Español para la Defensa de la Discapacidad y la Dependencia (CEDDD) queremos visibilizar y apoyar el Día Mundial de la Salud. En la Declaración Universal de Derechos Humanos este derecho viene desarrollado en el Artículo 25: “Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia sanitaria y los servicios sociales necesarios”. Y en España, la Constitución de 1978 establece en el artículo 43, en su disposición segunda, que “compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios”.

Sin embargo, muchas personas, especialmente aquéllas con discapacidad, personas mayores y/o en situación de dependencia , ven a diario vulnerado  el derecho a la protección de la salud y sobre todo con la actual crisis del coronavirus, se ha evidenciado todavía más si cabe las carencias que aún existen en nuestra sociedad. Lo hemos visto en el acceso desigual a las UCI y lo seguimos viendo en los grandes desequilibrios que hay en las prestaciones sanitarias que se ofrecen en las distintas comunidades autónomas. En este sentido, la pandemia supone un punto de inflexión en lo que a preparación para emergencias sanitarias y a inversión en servicios públicos vitales se refiere.

Esta vulneración de derecho en el acceso igual y sin discriminaciones a la Salud se aprecia también en las deficiencias y la falta de atención a los servicios de Atención temprana, tan necesarios para asegurar el sano desarrollo de muchos menores.

Reducir las tasas de mortalidad -disparadas por la COVID-, apoyar la investigación en el desarrollo de medicamentos y vacunas, y lograr una cobertura sanitaria universal real son algunas de las metas recogidas en el ODS3 de la Agenda para el Desarrollo Sostenible 2030 – “Garantizar una vida sana y promover el bienestar para toda la población, en todas las edades”. Objetivos que en ningún caso se podrán alcanzar si no se tiene en cuenta la situación de muchas personas mayores, personas con discapacidad y/o dependencia, cuya salud física y mental se ha visto fuertemente golpeada con motivo de la pandemia.

Ante la dificultad para garantizar la sostenibilidad de la sanidad pública y para garantizar el derecho fundamental a la salud universal, reivindicamos la convivencia de los modelos público y privado, como vía para garantizar prestaciones sanitarias de calidad a todos los ciudadanos españoles.

Desde CEDDD, trabajamos a través de nuestros Consejos Sectoriales para mejorar el acceso a la Sanidad de las personas con discapacidad, aquellas que son dependientes y de las personas mayores, a quienes representamos, haciéndonos eco de sus necesidades y demandas, y luchando por la libre elección de prestaciones sanitarias.

La Salud es el “estado completo de bienestar físico, mental y social’, según la OMS. Más allá de esta definición, debe ser entendido como un concepto multidimensional que afecta a la higiene en el trabajo y el medio ambiente, la prevención y el tratamiento de enfermedades epidémicas y la creación de condiciones que aseguren a todos la asistencia y servicios médicos en caso de enfermedad, discapacidad o situación de dependencia.

Diseño y Desarrollo web  OCOM Webs & Media Projects

Ir al contenido

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más info

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar